Fisioterapia en la Tercera Edad

Para empezar esta exposición es necesario destacar que la tercera edad es un término que hace referencia a la población de personas mayores, no necesariamente jubiladas, normalmente de 65 o más años; tiempo en el cual se acentúa el envejecimiento que no es mas que el proceso de cambio gradual y espontáneo que conlleva la maduración a lo largo de la vida, que van relacionados con una serie de cambios, tanto físicos como psicológicos, que producen declive de la salud física y mental, es decir que a medida que envejecemos somos más proclives a enfermedades, pero eso no significa que no se pueda llevar una vida feliz y saludable.

El envejecimiento es un proceso inevitable en todos los seres vivos, no siendo el hombre la excepción. Por lo tanto los objetivos principales de la fisioterapia se centran en la prevención, diagnostico y tratamiento temprano de las diversas enfermedades que afectan a las personas mayores para evitar que el cuerpo se degrade más de lo necesario y mantener las funciones en un nivel optimo, el mayor tiempo posible.

Dentro de las medidas preventivas propuestas como fisioterapeuta se recomienda una dieta balanceada y un programa adecuado de ejercicio físico.

La actividad física para la tercera edad es un tema muy importante, así, el hecho de que una persona adulta se plantee iniciar, continuar o potenciar una actividad física, puede suponerle por una parte un cambio sustancial en su vida interior, ya que le ayudará a aumentar su equilibrio personal, mejorar su estado de ánimo y su salud, ayudándolo a mantener las actividades de la vida diaria, ganando con ello calidad de vida en la tercera edad.

Cualquier programa de ejercicio físico debe diseñarse “a medida” para cada persona, en el caso de las personas mayores debe tenerse  cuidado en que el programa propuesto se adapte a las posibilidades reales de su capacidad física, por lo que es obligatoria una exhaustiva valoración previa que incluya una anamnesis completa y la exploración cardiovascular respiratoria y músculo-esquelética. La duración del programa debe ser entre 20 y 60 min. con una frecuencia de 3 a 5 sesiones semanales.

En la tercera edad el proceso de rehabilitación incluye todas las medidas tendentes a disminuir el efecto de las lesiones que producen incapacidad y minusvalías, a controlar los síntomas por medios físicos y a permitir que la persona pueda mantener las óptimas habilidades para su autonomía personal y la integración en el entorno.

Las lesiones y/o enfermedades que afectan a las personas mayores y que se atienden por Fisioterapia se relacionan con: enfermedades cardiovasculares (Infartos, Hipertensión Crónica, Enfermedades Venosas, entre otras), enfermedades músculo-esqueléticas (artrosis, osteoporosis, artritis, fracturas, lumbalgias, muchas otras), enfermedades neurológicas (algunos tipos de demencia, Parkinson, etc.) y algunos otros procesos degenerativos producto de la vejez.

Dentro de las diversas modalidades que se utilizan en una sesión de Fisioterapia tenemos la termoterapia (Calor), Crioterapia (Frío), Electroterapia (TENS, Ultrasonido, ETPS) que es la utilización de la electricidad con fines terapéuticos, Mecanoterapia, Masoterapia (masajes), Prescripción de Ejercicios Terapéuticos, entre otras.

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegacion en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar